Ellos y Ellas

CARTA ABIERTA PARA ALAUSEÑOS DE NACIMIENTO DE CORAZON

Conocedor de los resultados electorales del 23 de febrero en Alausí, no sé, si decir, si, el proseso fué democrático, compra de conciencias, ingratitudes , calumnias o dictadura de voto por respeto o imposición y bajo amenaza para votar por sus líderes indígenas, los mismos, que no tuvieron la responsabilidad de participar en la mesa redonda que realizo la prensa de Riobamba en Alausi y dar a conocer su plan de trabajo, y aún más. que alauseños prefirieron dar paso a sus ambiciones personales, antes de unirse al verdadero representante de los alauseños y comunidades del cantón, dividiendo la votación y dando paso al candidato de Curicama y la propaganda con el rostro de Rafael correa de las listas 35-8.

Alauseños de Corazón, Alauseños de Nacimiento que participaron apoyando a la candidatura del Sociólogo William Palacios Molina, no es hora de lamentaciones es hora de empezar como la aurora anuncia un nuevo día, un despertar y levantarse con nuevas energías para esta atento, para no permitir un gobierno de obras demagógicas y malversación de fondos y el enriquecimiento ilícito.

He podido leer algunas frases de alauseñas y alauseños indicando que ,no, perdió las elecciones El líder del pueblo Sociólogo William Palacios. Perdió Alausí y tienen razón, perdió el Cantón, porque el candidato del pueblo tenía un plan de trabajo real y participación ciudadana enlazado en toda la trama urbana y rural, porque Alausí iba recobrar la pérdida de 8 años de olvido, asi como cuando fue alcalde William Palacios en el período 2000- 2004, recuperó 100 años de retroceso en la que vivía nuestra querida patria chica.

Sociólogo Willian Palacios Ud, fué el triunfador por su campaña política cultural, por amor a su pueblo. porque su plan de gobierno seccional fue práctico y real, porque a su campaña participaron hombres y mujeres, jóvenes y adultos concientes responsables del destino de Alausí , familiare e hijos que merecen dias mejores.

Cuando triunfe la razón los pueblos serán libres.

 

José Saguay Campoverde.

ALAUSÍ Y SUS ANCESTRALES CELEBRACIONES TAURINAS COMO SÍMBOLO DE ARTE Y CULTURA

En cada una de estas actividades vibra la sangre, el valor y la emoción del sentir de un pueblo.
En cada una de estas actividades vibra la sangre, el valor y la emoción del sentir de un pueblo.

SIGLOS DE HISTORIA Y TRADICIÓN

En Alausí, como en otros pueblos que jalonan la geografía a lo largo y ancho de la Cordillera de los Andes, se siente un importante fervor por las festividades taurinas; en el caso particular de esta bella localidad, las fiestas de Alausí son un símbolo de tradición ancestral. En los meses de verano prácticamente todos los alauseños celebran las fiestas en honor de su Patrono “San pedro de Alausí” con alegría, esplendor fraternidad y orgullo, son algunas de las características del disfrute de pequeños y mayores. Allí se pueden apreciar eventos de cultura popular y folklore, tales como; celebraciones religiosas, peleas de gallos, presentación de artistas, bailes populares, eventos deportivos, reinados, desfiles de comparsas y los tradicionales juegos pirotécnicos, entre otros. Finalmente el evento más esperado por todos son los “Encierros y Corridas de Toros”, donde se sueltan las ganaderías de lidia para ser toreados por los aficionados alauseños y de sus alrededores, en un circuito por sus principales calles y posterior en la plaza de toros. Motivo que hace vibrar de emoción a un centenar de familias reunidas en los tradicionales palcos y al público espectador en general de la plaza que los visita.

Los orígenes y la historia de las fiestas de “corridas de toros” debemos buscarlos en la difusión de la cultura española en nuestra América. Los primeros indicios de ganado bravo en tierra ecuatoriana se encuentran en las crónicas del siglo XVII, cuando los religiosos jesuitas, mercedarios y dominicos trajeron ganado bravo a América para guardianes del ganado manso y de los cultivos. No es extraño, por esto, que la tradición nos cuente que los primeros toreros fueron los indios que debieron rápidamente aprender a sortear los bravos celadores. Las referencias históricas sobre la realización de los primeros espectáculos taurinos de la casta navarra en Quito datan de 1549 con motivo de las celebraciones de la Pascua. Pero los indicios documentados se ubican ya en 1573, es decir, treinta y nueve años después de la fundación. Estas faenas dadas por las influencias de la colonización fueron replicándose en las provincias. Estas eran realizadas en las haciendas lo cual, se fue convirtiendo paulatinamente en un espectáculo pues eran presenciadas por amigos, parientes e invitados del dueño, quien preparaba un gran jolgorio para dicho evento. Es de notar que este evento se hacía coincidir con la fiesta patronal religiosa por tal motivo se fueron popularizando cada vez más y con la proclamación de independencia de los pueblos como en el caso de Alausí, comienza a forjarse la identidad de un pueblo que tuvo un papel importante en la historia del Ecuador.

A través de estos gloriosos 191 años de historia y tradición taurina que cumple “San pedro de Alausí”, sus ancestrales fiestas se conservan amalgamadas en sus ritualizadas ceremonias; entre ellas se encuentra la improvisación de la plaza de toros edificada artesanalmente en tres niveles con tablones y escaleras en caña para subir al tercer piso, alrededor de un espacio en el que se cierne arena gris. Cada palco de la construcción pertenece a una familia o aun particular que ha pagado por él. Lo extraordinario es la habilidad en el corto periodo de tiempo de montaje y desmontaje del mismo. La inauguración oficial de las corridas se inicia con el ingreso de la Reina y la entrega de las llaves como acto simbólico, acompañada de la banda del pueblo. Los toros como centro de atención son del tipo de reses aptas solo para que sean soltadas y la gente los corra, estas son de alquiler por ende no se sacrifican. Los toreros también de tradición familiar se destacan los apellidos; García, Fiallos, Crespo, Vallejos, Romero, los Rodríguez, etc. En cada una de estas actividades vibra la sangre, el valor y la emoción del sentir de un pueblo.

Un espectáculo, arraigadamente alauseño, que permite dar a conocer la hospitalidad de sus gentes, explicar su cultura y entender el arte de las corridas de toros, hasta convertirse en las señas de identidad de un pueblo que nació en la historia hace muchos años y que suspira y se desvive, año tras año, porque sus fiestas sean las mejores.

¿QUIEN DEBE CUIDAR NUESTRO PATRIMONIO CULTURAL E INMATERIAL DE LAS FERIAS TAURINAS?

La implicación de los Alauseños aficionados es todo un ejemplo de amor a sus tradiciones y cultura taurina a la que las autoridades no pueden hacer oídos sordos, dado la importancia que merece este acto. Reconociendo que la fiesta de los toros es una tradición con implantación y arraigo en el Municipio de Alausí, se constituye este acto en patrimonio cultural e histórico de primer orden que debe ser preservado y legado a las futuras generaciones. Mas no desvirtuado en otros escenarios, tales como; (corridas de toros fuera de épocas de festividad o en lugares inapropiados como el encierro de calles, sin las debidas medidas de vigilancia y seguridad por parte de las autoridades competentes, o alterando la tranquilidad de sus moradores por el nivel de ruido, etc.), actos que va en deterioro de la calidad de vida y del espectáculo en mención.

Es necesario hacer una reflexión para próximas festividades en relación a la comisión taurina, ya que todas las propuestas presentadas por las diversas delegaciones, personas o comités que conforman las fiestas en general cuidan de los detalles, de igual forma deben ser cuidadas los eventos taurinos. El llamado a las autoridades y organizadores es, el deber retomar una dinámica que busque promover el prestigio y la educación que ofrezca a Alausí una oportunidad de proyectar una mejor imagen a nivel internacional, y una organización que denote respeto y valoración hacia la misma.

Finalmente para que Alausí siga siendo reconocido y avance hacia el futuro, es imprescindible preservar su patrimonio cultural e inmaterial como sus tradiciones. La responsabilidad en esta labor recae sobre todos, ya que el patrimonio es de todo Alauseño.

 

Edición: Callelargalausi.com

Fecha :Diciembre de 2011